El clúster de maquinaria agrícola facturó un 56% más en 2017

03/04/2018

Lo confirma un informe del Indec, que comparó las ventas del año pasado con las de 2016. Se comercializaron cosechadoras y sembradoras por $ 31.192 millones.
La grave sequía de los últimos tres meses, que va a provocar pérdidas de más de 4.600 millones de dólares en la cadena de la soja y el maíz -según la Bolsa rosarina-, también genera preocupación entre algunos fabricantes de maquinaria agrícola porque puede influir sobre la buena racha de ventas que comenzó en el otoño de 2016.
El último Informe de la Industria de Maquinaria Agrícola, que en forma trimestral publica el Indec, confirma el repunte: en el 2017 la facturación del sector alcanzó los 31.192 millones de pesos, una cifra que representa un aumento del 56% en comparación con los 19.889 millones de pesos que se habían vendido en el 2016.
La crítica falta de lluvias, que le va a pegar fuerte a la cosecha argentina (se proyecta un recorte de entre 25 y 30 millones de toneladas), puede frenar algunas operaciones de venta de equipos agrícolas, al menos hasta que los productores sepan cuántos “porotos” van a tener en el silo.
Las marcas internacionales, por ejemplo Claas, venden cosechadoras, picadoras y tractores en el mercado argentino, entre otros "fierros".
Pero una de las sensaciones que dejó la última edición de Expoagro es que el clima de negocios sigue siendo positivo, a pesar de que la sequía influye, en parte porque hay buenas alternativas de financiación para comprar cosechadoras, sembradoras y tractores (más del 70% de las operaciones se hacen con alguna línea de crédito).
El informe del Indec analiza la coyuntura del sector de la maquinaria rubro por rubro. “En el 2017, los tractores y cosechadoras presentan los mayores aumentos de facturación respecto del 2016, con 70% y 56%, respectivamente. Mientras tanto, los implementos aumentaron 46% y las sembradoras registraron una suba de 39%”, indica el estudio estadístico del Indec.
Si la cuenta se hace en unidades vendidas y no en facturación -que supone cierta distorsión por el efecto de la inflación-, se registró un aumento del 45% en las ventas de tractores (más de 9.600 el año pasado) y de un 36% en el caso de las cosechadoras (los productores y contratistas compraron 1.455 de estos equipos).
También se comercializaron 2.217 sembradoras (un aumento del 9%) y más de 9.400 implementos agrícolas (pulverizadoras, tolvas y otros equipos, cuyas ventas en unidades aumentaron un 9,3%).
La producción de sembradoras es uno de los rubros más fuertes en el país y también se exportan a otros mercados.
En cuanto al origen de las maquinarias vendidas, tanto las marcas internacionales -que tienen plantas en la Argentina- como las de origen local lograron incrementos en las ventas. “La facturación de tractores, implementos y cosechadoras de origen importado registró incrementos significativos durante el 2017 y alcanzó un aumento del 133,9%, 127,1% y 90,2%, respectivamente, en comparación con el 2016”, indica el Indec.
Es una tendencia muy importante para ciudades como Marcos Juárez, San Francisco, Las Parejas y Armstrong, cuya economía depende del nivel de actividad en las fábricas de maquinaria agrícola, que generan unos 80.000 empleos y se concentran en tres provincias: Santa Fe, Córdoba y Buenos Aires.
Hace algunas semanas, un informe del INTA Manfredi señaló un punto que preocupa: la balanza comercial del sector es negativa. Las importaciones de fierros superaron los 1.000 millones de dólares en el 2017 (sobre todo cosechadoras y tractores, que producen las marcas internacionales) y se exportaron unos 100 millones de dólares.
El debilitamiento del fenómeno de La Niña, que se pronostica para las próximas semanas, va a ser fundamental para que la próxima campaña de trigo arranque con buenas reservas hídricas en los suelos y los productores recuperen expectativas más favorables para sus cultivos.
Fuente: Clarin


Heladas en la Argentina

Más Producción TV

10 años en la Tv Misionera sábados de 13 a 14 hs. Canal 12. Posadas-Multimedios Sapem.