HLB: Cómo cuidar a nuestra citricultura

01/06/2017

La Ing. Beatriz Carrizo de INTA Famaillá brinda una serie de recomendaciones para conocer la enfermedad, identificar los síntomas y el insecto vector, tomar medidas de prevención y acciones ante su presencia.
Qué es el HLB
  La enfermedad más importante de la citricultura mundial porque mata a las plantas y no tiene cura.
  La bacteria que la causa NO afecta a los animales ni a las personas.
  Se trasmite por material de propagación enfermo o insectos vectores.
  El insecto se alimenta de la planta y busca brotes tiernos para colocar los huevos.
  La duración total del ciclo de vida del insecto vector puede variar de 15 a 47 días, dependiendo de las temperaturas.
  La enfermedad tiene un período de latencia de 6 meses a 2 años. Allí, la planta no manifiesta síntomas, pero puede contagiar a otras plantas.
  El insecto vector, Diaphorina citri, fue detectado en Argentina en el año 1994, en Entre Ríos. En los últimos años fue avanzando hacia otras regiones citrícolas como Salta, Jujuy y Misiones. En el 2013 se detectaron las primeras plantas con HLB en la provincia de Misiones y en el 2016 las detecciones se incrementaron, razón por la cual el SENASA intensificó el plan de contingencia.
Cuáles son los síntomas
En la planta: al comienzo presenta un amarillamiento de las ramas superiores, que luego se extiende a toda la planta hasta provocar la muerte en algunos meses o años.
En las hojas: muestra manchas verde claro o amarillentas, irregulares, asimétricas, con engrosamiento y aclaración de las nervaduras.
En los frutos: produce deformación, asimetría, reducción de tamaño, mayor espesor, reverdecimiento de la cascara, aumento de acidez, aborto de semillas y caída prematura de los frutos.
Es importante saber que la Murraya paniculata o Mirto, utilizada como planta ornamental en casas o espacios públicos, es un hospedero alternativo del vector y la bacteria. Por eso está prohibida su producción, plantación, comercialización y transporte en todo el territorio argentino.
Cómo reconocer al insecto vector
 Mide entre 3 y 4 milímetros.
 Tiene cabeza marrón clara, ojos marrón oscuro, antenas con extremidad de color negro y dos manchas marrón claro sobre la mitad.
 El cuerpo es marrón amarillento y las alas son transparentes con manchas blancas y marrón claro.
 Al posarse sobre la superficie vegetal forma un ángulo de 45° con respecto a la horizontal.
 Pueden volar o saltar a distancias cortas y su mayor distribución es a través del viento.
 Las hembras colocan los huevos en brotes tiernos y pueden poner más de 800 huevos.
Cuáles son las medidas para prevenir la enfermedad
 Realizar muestreos periódicos para detectar síntomas en el follaje de la planta y monitoreo del insecto vector.
 Remover plantas enfermas o que no tienen producción.
 Utilizar plantas de viveros certificados.
Qué debo hacer cuando ya está presente la enfermedad y el vector
 Eliminar las plantas enfermas.
 Re-plantar con plantines de viveros certificados.
 Usar insecticidas químicos o biológicos autorizados por el SENASA, que figuran en la página de la Asociación Tucumana de Citrus www.atcitrus.com.
Fuente: INTA


Heladas en la Argentina

Más Producción TV

10 años en la Tv Misionera sábados de 13 a 14 hs. Canal 12. Posadas-Multimedios Sapem.