Argentina, Brasil y la soja

01/03/2017

La recolección de soja en Brasil avanza a buen ritmo, gracias a la prevalencia de clima seco para el desarrollo de esta actividad, circunstancia que seguramente presionará en las próximas semanas al mercado de Chicago.
En nuestro país, en tanto, las cifras de producción fueron recalculadas recientemente; de un escenario productivo del orden de los 50 a 52 millones de toneladas para soja que se barajaban a mediados de enero, pasamos a otro más optimista todavía, de entre 54 a 55 millones de toneladas.
La Bolsa de Comercio de Rosario proyecta una campaña de 36,5 millones de toneladas para maíz, con un rendimiento superior a los 7.600 kilos por hectárea, en tanto que para el cultivo de soja se anticipa una proyección de 54,5 millones, con rendimientos promedio que se estima que rozarán los 3.000 kilos por hectárea.
De confirmarse esta tendencia, el mercado global probablemente descontará de los precios actuales esta posibilidad de contar con una buena campaña regional, capaz de ensanchar aún más las existencias finales mundiales.
La próxima noticia capaz de movilizar al mercado la brindará próximamente el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA por su sigla en inglés) con su informe sobre la perspectiva de siembra de la campaña 2017/18 en los EEUU.
El relativo bajo valor de las cosechas estadounidenses generará menores ingresos para los agricultores en el próximo ciclo agrícola de ese país.
De acuerdo con la Oficina de Investigación Económica (ERS, en inglés), el ingreso de los productores declinará al nivel más bajo desde 2002 y prácticamente a la mitad de lo que habían obtenido en 2013, de acuerdo al último informe emitido por esta organización gubernamental estadounidense.
El reporte indica, además, que luego de varios años de crecimiento continuo, el monto que los productores perciben anualmente comenzó una pendiente descendente en el período comprendido entre 2013 a 2016.
La Oficina de Investigación Económica pronostica que el ingreso neto en 2017 declinará a 62.300 millones de dólares, lo que implicará, en caso de materializarse efectivamente, un recorte de 8,7 por ciento respecto al año anterior.
En el ámbito de los mercados financieros, los commodities no se han visto afectados por la nueva administración política de los Estados Unidos bajo el mando de Donald Trump, como se temía inicialmente.
Las tasas de interés permanecen estables, al igual que los índices que reflejan la evolución de las materias primas.
Ni hablar de los principales índices bursátiles que registran récords nuevos cada día.
También la divisa norteamericana se mantiene relativamente constante desde que Trump asumió, un mes atrás.
Los granos, por su parte, han tenido un comportamiento favorable en lo que va del año, atribuible fundamentalmente a las complicaciones climáticas de nuestro país sobre el final del año anterior y el comienzo del actual.
En lo que va del año, el trigo lidera la tendencia en el mercado de Chicago con una suba acumulada del 8 por ciento, aunque cabe recordar que fue el cultivo con la peor performance del año anterior, período en el que registró una merma de casi un 25 por ciento.
La harina de soja acumula en lo que va de 2017 una utilidad de 7 por ciento, seguida por el maíz con un 4,5 por ciento y la soja con una mejora de 3 por ciento.
Entre los cultivos con performance negativa, el aceite de soja lidera esta tendencia con una pérdida acumulada del 5 por ciento.
Fuente: El Tribuno


Heladas en la Argentina

Más Producción TV

10 años en la Tv Misionera sábados de 13 a 14 hs. Canal 12. Posadas-Multimedios Sapem.