Vaticinan una cosecha récord de 143 millones de toneladas. Los dólares fuertes del campo recién ingresarían desde diciembre

10/07/2018

Hasta entonces, la entrada de divisas sería una de los más bajas.  Para 2019 se esperan US$ 30.000 millones.
Hace casi un año que estamos hablando de la sequía y de su efecto devastador en una economía, como la Argentina, a la que le cuesta fabricar dólares, salvo en agroindustria. La mayoría de los especialistas subrayan que ahora hablaremos de cosecha récord y de divisas que ingresarán cuando termine la primavera, siempre que el clima lo permita. Otros expertos alertan sobre un escenario internacional bastante perturbador que impacta en los precios de lo que exportamos al compás de la guerra comercial desatada por Donald Trump. Hay, sin embargo, evidencias que permiten suponer que la taba se dio vuelta.
Pablo Adreani, consultor de Agronegocios, proyecta una entrada de divisas por US$ 16.243 millones en los próximos 12 meses. “Si el clima no produce ninguna sorpresa como la que tuvimos, la cosecha 2019 podrá llegar al récord de 143 millones de toneladas y aportar en total US$ 30.000 millones que se completarían en diciembre de 2019”.
Si este vaticinio se cumple, sería la mayor cosecha de la historia y, de acuerdo a Adreani, el ingreso de divisas será el segundo más alto, “sólo superado en la cosecha 2014 cuando se embarcó por un total de US$ 33.500 millones”.
Eso sí, habrá que hamacarse en este segundo semestre, hasta que asome en diciembre la cosecha del trigo, ya que se proyecta un ingreso de divisas muy magro, de apenas US$ 3.000 millones, el menor de la última década. Es probable que ante ese escenario, la Casa Rosada intente, como ya sucedió, un acuerdo con los exportadores para que anticipen dólares a cuenta de la cosecha. “Es difícil recomponer el ingreso de divisas durante el segundo semestre de este año. Es consecuencia de la caída de 25 millones de toneladas en la producción de soja y de 8 millones de toneladas en maíz”, amplía Adreani.
En cuanto al comportamiento de los precios internacionales, Juan Manuel Garzón de la Fundación Mediterránea llama la atención acerca de lo que sucedió en los últimos dos meses con el precio de soja que retrocedió 10% en Chicago y algo parecido se observa en el maíz. “Este reacomodamiento genera preocupación y dispara interrogantes respecto de si esta tendencia negativa puede profundizarse. La explicación del ajuste de precios podría obedecer a la demanda china de soja, menos dinámica de lo que se esperaba. Pero hay un riesgo importante asociado a una posible sobrestimación de la demanda mundial y de las importaciones globales en un escenario de escalada del conflicto comercial entre Estados Unidos y el resto de potencias del mundo”, señaló. Desde este mes, la soja de EE.UU. ingresa a China con un arancel extraordinario del 25%, “factor claramente bajista para la soja de Estados Unidos, y también para la soja de todo el planeta si la demanda china se ralentiza en un contexto de mayor incertidumbre”.
Para Fernando Vilella, titular de la cátedra de Agronegocios de la Facultad de Agronomía (UBA), los productores piensan revertir la situación de quebranto de la última campaña invirtiendo US$ 10 mil millones, aumentando el área sembrada y, gracias a la devaluación, observa incrementos en tecnología y fertilización. “En el cultivo del trigo y la cebada se prevé una súper cosecha”, asegura. En soja habrá crecimiento del área y en maíz y sorgo superficies similares a este año, dice Vilella que estima 37 millones de hectáreas sembradas, un nivel nunca antes alcanzado.
Fuente: Clarin


Heladas en la Argentina

Más Producción TV

10 años en la Tv Misionera sábados de 13 a 14 hs. Canal 12. Posadas-Multimedios Sapem.